martes, 9 de octubre de 2018

Operación Freak wars: La batalla del Despertar

Asistir un año a las Freak Wars era algo que quería hacer y la excusa llegó. Zenit miniatures organizó una partida especial para las Freak Wars. Para avanzar en el trasfondo de Kensei se ideó una partida narrativa, con los jugadores que pudiéramos asistir.  Dicha partida estuvo dirigida por Joan Rotger, uno de los creadores de la nueva versión del juego. En esa partida los jugadores participantes deberíamos tomar unas ciertas decisiones que afectarían tanto al trasfondo como a nuestros respectivos clanes.

Con esa premisa yo no quería faltar. Así que me puse manos a la obra y organicé una expedición llevándome de paso a mis dos hijos mayores conmigo.

Llegado el día y una vez en Madrid y, tras un desayuno de campeones, nos dirigimos sin demora hacia el pabellón donde de celebraba tan magno evento. A pesar de llevar una lista de la compra, no tenía intención de gastar nada(iluso). Sin embargo, nada más  entrar fui a buscar el stand de Windmaster miniatures y me pillé un gigante....XD. Después fui al stand de MOM y me gasté 50 eurazos más, el torbellino de gasto con esas ofertas se volvió casi incontrolable.  Mi hija se pilló dos blisters del imperial assault y a mi hijo le compré la Espíritu para X-wing a mitad de precio. Jooder y aún cayó en mis manos una copia de No game over, que mis hijos probaron y les gustó mucho. Una ruina vamos. Con la tarjeta echando humo me puse a ojear más detenidamente el sitio.

Y ahora vamos con alguna fotillo que hice. Primero los namban de Zenit miniatures. Pedazo miniaturones de su último kickstarter.
 Esta es del stand de MOM, esos esqueletos cayeron entre otra cosas...cañón lanzallamas, Gotrek y Félix, grupo de mando, personajes...en fin.
 Mis aprendices de friki no podían perdérselo.

 Mesa de diacash para frebooters creo. Una pasada en todos sus detalles.

 Mesa de la gente de 1898 miniaturas. Estaban jugando a la guerra de Filipinas. Ahora creo que ya tienen reglamento para su juego. Espero que les vaya muy bien porque están haciendo un gran trabajo.

 Concurso de cosplay, con algunos trajes realmente buenos.
 La guerra del anillo también se trajo una preciosa mesa de la guarida goblin.
 Mesa de Punka donde pude jugar una mini demo con prisas. Un juego rápido y divertido...y letal.

 Y por fin la mesa de kensei...la mesa en si no tenía ningún misterio....Salvo el pedazo de barco que trajo uno de los jugadores.
 .....pero es que para poder mover tanta miniatura en un tiempo razonable había que sacrificar algo.
 Nos juntamos 6 jugadores deseosos de poder influir, aunque fuese un poquito, en el trasfondo de kensei, y darnos de tortas claro.

Trasfondo de la partida
Los Kuge han tomado las riendas administrativas del imperio a través de la Corte mientras se esclarece esta situación, lo que no agrada al resto de los grandes clanes que no entienden porque son ellos los que tienen que tener esa potestad.
Asaemon, líder de los Kuge, se ha hecho con la corte, aislándola y haciéndola impenetrable con la excusa de proteger a la familia imperial. Aunque hay un consejo regente que gobierna en nombre del emperador hasta su vuelta, este no hace nada si no ha sido aprobado por Asaemon. El líder Kuge sabe que la inestabilidad política es beneficiosa para poder tejer su red de contactos y favores pero sabe que tiene que ir con mucho cuidado pues, si se equivoca de tecla cualquiera de los grandes clanes le declarará la guerra de manera abierta.

Hace tres meses que no se reciben noticias de la provincia de Îdo y la producción de arroz ha parado de golpe. Asaemon ha mandado tropas desde Hanasu pero tampoco han regresado, por lo que se ha enviado un gran contingente Kuge a investigar la región y asegurar el envío de arroz a todo Hymukai, intentando así evitar la hambruna y proteger el Imperio. En su agenda oculta está el usar esta situación como excusa para dejar de manera permanente una guarnición Kuge y controlar la provincia de manera exclusiva.

Hanasu colinda al sur con la provincia de Hida, gobernada por Hida Tomaru del clan Buke. En cuanto el destacamento Kuge se puso en marcha, los espías de la familia Hida informaron a Tomaru de lo que estaba sucediendo. Tomaru no podía permitir que un ejército Kuge se desplazase libremente hacia las provincias de cultivo ya que, por edicto imperial, estaba prohibido que ningún clan rompiese la balanza de tropas situadas en la zona. Ante esta situación, decidió formar a un pequeño grupo de élite y les encomendó perseguir y vigilar las acciones Kuge, así como impedir que formaran un asentamiento permanente en Îdo.

Los monjes del templo de Nagao informan al templo de Yasaka, en el norte, que han perdido contacto con los templos de Îdo, los mensajeros que han enviado no han vuelto y los animales huyen de la zona. Piden una intervención militar inmediata para asegurar Îdo y rescatar a sus hermanos pedidos, si es que queda alguno con vida…

Las familias del clan Otokodate no quieren un conflicto directo entre los dos grandes clanes pero no permitirán que ninguno de ellos se haga fuerte en las provincias productoras de arroz. El grueso de las familias otokodate se encuentran en el lado oeste de la isla por lo que los demás clanes no los consideran una amenaza pues jamás llegarían a tiempo para poder asentarse en la zona antes que ellos. Lo que no saben es que Otokodate hace unos meses que tiene un nuevo aliado, uno proveniente de más allá de ningún mar conocido y que posee los barcos más rápidos que jamás han surcado los mares de Hymukai.
                                                                                                                            Joan Rotger

Con estas premisas nos reunimos alrededor de la mesa. La primera decisión que nos hicieron tomar fue donde desplegar. Los kuge(clan Satomi) desplegaron en un extremo y los buke(clan Yukiyama) en el cuadrante opuesto. Cuando los sohei(Secta Shiroi Kaze y Shirouma)  por fin llegaron a Ido se encontraron dos campamentos militares enfrentados bloqueando la ruta hacia el templo de Ido.

Era tiempo de negociar. Las tres fuerzas enviaron emisarios. Pero no era tarea fácil ni mucho menos. El general kuge alegaba órdenes imperiales para garantizar el orden en la provincia y se negaba a retirarse. Los buke se negaban en redondo a que hubiera una fuerza kuge en la región, ya que el equilibrio de poder peligraba y no iban a tolerar una fuerza kuge en Ido. Los sohei sólo querían pasar con garantías, pero la manifiesta hostilidad de kuge y buke les hacía recelar.

                                    
Durante las conversaciones algo no previsto ocurrió. Un barco desconocido se acercó a la costa y disparó una salva de cañonazos como nunca antes se habían visto. El emisario buke fue herido y los otro dos corrieron a refugiarse entre los suyos. Pero los cañonazos siguieron impactando y causaron varias bajas más entre los buke y kuge.
Con las negociaciones por los aires, los kuge avanzaron hacia el barco enemigo del que, además, había desembarcado un contingente Otokodate. Los buke por su parte dividieron sus fuerzas y atacaron a Otokodate y kuge por igual. Los sohei pasaban del rollo por el momento a ver si se alineaban los planetas y podían cruzar sin hacer mucho ruido.
Las tropas avanzaban hacia el enemigo mientras los disparos llovían sin cesar. Los sohei decidieron desplegarse esperando una oportunidad.

La batalla continuó mientras el onmyouji de la muerte de los sohei invocó un enorme shinigami. Los sohei se dividían en dos contingentes, la secta del Shiroi Kaze(con un onmyouji de la muerte)  y los monjes del monasterio Shirouma (los míos, de rojo)
En medio de la caótica batalla despertó un espantoso mal. Los no-muertos se alzaron por doquier para combatir a los vivos. En ese momento y para consternación de los sohei de Shirouma, los supuestos aliados de la secta Shiroi Kaze les atacaron por la espalda con ayuda del shinigami invocado.
Pero los de Shirouma, al mando de su líder Shigemori, se dan la vuelta y, con valor y fe, a pesar de las bajas, resisten el ataque del shinigami y causan numerosas bajas a los traidores con una salva combinada de los teppo y los arqueros.
Sin embargo, a sus espaldas los no-muertos cada vez son más numerosos, cada soldado que muere, vuelve a levantarse para luchar contra sus hermanos, la batalla está perdida. Este mal es invencible en el día de hoy. Los distintos clanes dejan parte de sus tropas luchando para cubrir la retirada de sus compañeros, tan sólo los monjes sohei se quedan para aniquilar a sus hermanos traidores. Los buke les han prometido avisar a su señor de lo ocurrido hoy. ¿Será cierto?¿Sabrán en el Monasterio de Shirouma del destino de sus hermanos asesinados?


Y ahí acabó la partida, con el campo de batalla invadido por los no-muertos. Muy bien dirigida por Joan, todos disfrutamos a lo grande de la partida. La toma de decisiones fue secreta en todo momento, tan sólo al director se le contaban, aunque los jugadores conspirábamos sin cesar. La traición de los de la secta Shiroi Kaze contra mis sohei fue un momentazo, (dicen que mi cara era un poema)XD

Además poner cara a todos los asistentes siempre es un placer. El año que viene queremos más y les daremos la paliza para que hagan algo igual de bueno o más si cabe.

7 comentarios:

  1. Tremenda partida, si señor!!!! Un placer jugar con vosotros!!!!

    ResponderEliminar
  2. Mola un montón. espero para el próximo año poder ir.

    ResponderEliminar
  3. Tu cara fue... Jajaja. Un placer haberte conocido, al final te vengaste arrasando todo mi ejercito. Que ganas de ver cómo continua el trasfondo!

    ResponderEliminar
  4. Qué mejor manera de empezar en el mundo Kensei que formando parte en la partida de la freak wars. Un placer conoceros a todos y para la próxima mis Bukes ya están cogiendo forma bajo las órdenes del hasta ahora desconlcido general Ryonosuke Tadakatsu...

    ResponderEliminar
  5. El placer fue mío. El año que viene más y mejor.

    ResponderEliminar
  6. NIce pictures, lovely battle and beautiful ship!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...